El ayuno intermitente es un patrón de alimentación (no una dieta) que alterna períodos de abstención total o parcial de comida y/o bebida con períodos de alimentación normal, de forma regular y controlada.

Cada día, todos ayunamos de forma natural en el período que va desde la cena hasta el desayuno, pero ayunar a otras horas del día es algo nuevo para el hombre.

Al ayuno intermitente se le han atribuido múltiples beneficios, muchos de ellos fantásticos:

Mejoras cardiovasculares, protección neuronal, protección contra el Alzhéimer, contra el cáncer y contra el estrés oxidativo, aumento del aprendizaje y la memoria, menor riesgo de sufrir diabetes… incluso aumento de la esperanza de vida.

Recientes estudios muestran una reducción en el colesterol total, el colesterol LDL, los triglicéridos, la presión arterial, la glucosa y la proteína C reactiva (que se utiliza como un indicador de la inflamación en el cuerpo).

Parece ser que,darle un descanso al cuerpo y al sistema digestivo de vez en cuando (sobre todo en el mundo en que vivimos, en el que nos pasamos todo el día comiendo), puede ser una forma positiva de equilibrar a nuestro organismo y de mejorar nuestra salud.

El ayuno intermitente también puede ser una estrategia efectiva para perder peso, ya que muchas personas experimentan una reducción espontánea de hambre.

Además, muchas personas describen un incremento del estado de alerta y una mayor claridad mental durante el período de ayuno.

También existen otros posibles beneficios interesantes como un aumento de la salud mitocondrial y de la “salud genética” que surge, en parte, de la activación de mecanismos de respuesta al estrés celular (la falta de calorías y/o nutrientes supone un estrés para las células).

Otro efecto curioso del ayuno intermitente es una mejora en los síntomas del asma.

Finalmente, el ayuno intermitente puede aportar un beneficio bastante simple y la vez bastante útil y práctico: paz mental 

¿CÓMO LO HAREMOS DURANTE EL RETIRO?

Existen varias fórmulas distintas para hacer el ayuno intermitente. Nuestra propuesta se basaen la fórmula 12/12, hasta llegar a la 16/8.

Es quizás el tipo de ayuno intermitente más conocido.

Consiste en realizar un ayuno diario de ≈ 12-16 horas e intercalarlo con un período de alimentación de ≈ 12-8 horas.

Si eres de los que se salta el desayuno por la mañana, muy probablemente ya estás haciendo la alimentación restringida en el tiempo sin haberte dado cuenta.

Lo importante es no consumir calorías durante el ayuno y que, en cambio, esas calorías se concentren en el período de alimentación.

Bebidas como el café (solo), el té (solo), las infusiones sin endulzar están «permitidas» porque no aportan calorías (o aportan tan pocas que no tiene ninguna relevancia práctica).

Y, ¿TRAS LAS HORAS DE AYUNO?

Pues, tras las horas de no ingesta de calorías romperemos el ayuno de forma consciente, con una primera comida de fácil digestión, para poco a poco ir activando el sistema digestivo. Degustaremos deliciosos y nutritivos batidos naturales a base de frutas, verduras, frutos secos y semillas.

Realizaremos un completísimo y equilibrado almuerzo (quizás la comida más abundante del día) en el que habrá una explosión de sabores, colores y texturas en armonía con la energía reinante del elemento fuego.

Por último, realizaremos una cena temprana para respetar las horas de ayuno, en la que estarán presentes los alimentos típicos de la estación.

Pasaremos del 12/12 al 16/8 de forma progresiva, de forma que el primer día romperemos el ayuno a las 12 horas, el segundo día lo romperemos a las 14 horas, y el tercer día lo romperemos a las 16 horas.

NO, NO ES OBLIGATORIO HACERLO

Siéntete absolutamente libre de elegir hacer o no el ayuno intermitente que aquí proponemos. Por supuesto que te animamos a que, al menos lo pruebes el primer día y, según te sientas decidas continuar o no. Date la oportunidad de EXPERIMENTAR Y SENTIR este reto y después decide libremente.

Eso sí, si no deseas hacer el ayuno intermitente o piensas que puedes dejarlo a medias, recuerda traer algo para desayunar (tipo fruta, frutos secos, tortitas de arroz con paté vegetal, pan integral de calidad,…) y así poder romper el ayuno antes que los demás.

Importante!! Recuerda alejarte del grupo para comer, así nos alejas la tentación y evitarás que te pidamos un poquito…;P

Ni se te ocurra hacer lo que he dicho, será una maravillosa oportunidad para el grupo, el poder observar qué sentimos ante esa situación (posible tentación) y cómo la gestionamos individualmente cada uno.

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

Estás navegando sin conexión

Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com

Pin It on Pinterest